Sexología


El sexo tiene una gran influencia en nuestro desenvolvimiento humano y de acuerdo al trato que le damos moldea la figura del ser en que hemos de convertirnos. Puede hacernos caer hasta nuestros fondos animales más grotescos o purificarnos y elevarnos hasta lo más noble de nuestro ser espiritual. Puede tener el mismo efecto del fuego en descontrol que consume y destruye o ser como la llama que en manos prudentes es creadora e instrumento de la luz.
La diferencia entre uno y lo otro radica en que tanto hemos completado nuestro desarrollo interno y hasta que nivel nos hemos convertido en regentes de nuestra naturaleza animal.
El hombre vulgar se considera desarrollado y cree que es conductor y guía de su sexualidad, cuando en realidad es esta la que lo gobierna y conduce.
Los hombres frecuentemente hablan del amor, sin tener en cuenta que esta experiencia es exclusiva para quienes se han hecho adultos en espíritu. Así como no es igual tener un bloque de piedra a una escultura delicadamente labrada, no es lo mismo sentir deseo, lujuria, pasión y dependencia, que haber alcanzado la experiencia del amor.
Si queremos descubrir y conocer lo más elevado que nuestra naturaleza puede ofrecernos necesariamente tenemos que trabajar sobre si mismos con cincel y martillo en mano para darle forma a la piedra bruta de la sexualidad.



La alquimia interior
El hombre despierto sabe que el sexo tiene un potencial oculto y por eso le da un trato muy diferente en relación a aquel que lo utiliza exclusivamente para satisfacer sus pasiones y goces intrascendentes.
La simiente que es tratada como una sustancia desechable por el hombre vulgar, es valorada y estimada por aquel que logra descubrir sus extraordinarias propiedades.
Quién aspira a esta ciencia se enfrenta con un reto de gran magnitud relacionado con la gran obra de alquimia interior. deberá pulir y refinar los aspectos más groseros de su naturaleza sexual, haciéndolos aptos para la realización de una creación superior.
Sin embargo, Antes de poder trabajar con el fuego en el laboratorio de la sexualidad hemos de pulir nuestra condición humana y haber dado pasos significativos en el camino de la purificación y del regeneramiento. La mente que ha sido contaminada por la influencia y el peso de una cultura intrascendente debe ser limpiada de toda impureza. Porque así como el fuego quema al imprudente, el fuego sexual liberado consume al que está contaminado por la lujuria y corrompido por la sensualidad.
El sexo es una fuente inmensa de poder y en todo poder siempre hay oculto un peligro. A raíz de esto, las enseñanzas de la sexualidad mística fueron reservadas celosamente durante siglos y mantenidas a distancia de los curiosos e impuros de corazón.

Lo que antes era oculto y se transmitía celosamente de boca a oído, hoy llega a nosotros descubierto de toda alegoría, velo o simbolismo. ¿Estaremos preparados?
Al recibir el conocimiento de la sexualidad mística se nos pone a la altura de los iniciados, lo que presupone que hemos alcanzado la capacidad de respetar lo que el hombre ordinario no respeta, de valorar lo que el hombre ordinario no valora, de resistirnos a lo que el hombre vulgar se entrega, de trabajar por lo que el hombre ordinario no trabaja, de ser estrictos con lo que el hombre ordinario es permisivo y puros en relación a lo que el hombre ordinario es impuro.

El tiempo apremia y si no estamos preparados hemos de hacerlo en el camino, ya que solo desarrollando la prudencia y templanza de los sabios podremos alcanzar la altura espiritual que se requiere para poder cosechar los frutos de esta enseñanza.


El secreto develado

"El hombre y la mujer pueden utilizar el contacto sexual y las delicias del amor y de los besos para convertirse en dioses o en demonios.
En el semen luchan a muerte los ángeles y los demonios. El hueso medular del gran conflicto entre ángeles y demonios es el sexo. Allí está el problema. Allí está la raíz de todas las doctrinas blancas y negras.
Cuando sabemos adorar y besar con ternura infinita y suprema castidad, la serpiente sube. Cuando gozamos ardientemente de la lujuria y derramamos la copa, la serpiente se precipita embriagada por la locura, hacia los infiernos atómicos del hombre.
La gente se llena de horror cuando conoce la Magia Sexual, pero no se llena de horror cuando se entrega a todos los refinamientos sexuales y a todas las pasiones carnales."
Samael Aun Weor / El matrimonio perfecto

En nuestros órganos sexuales y en nuestra región seminal se encuentran el poder y la santidad que poseen la naturaleza de nuestro creador. Por eso las antiguas religiones que eran más santas y puras adoraban santa y puramente al sexo. Porque sabían que la atención y conservación de esta fuerza se transforma en una poderosísima energía que elevará y santificará al hombre y que despertará a su tiempo el fuego serpentino, que está ahora dormido.”
El fuego que arde en el semen posee los átomos sagrados que nos ponen en relación con polos de instrucción de nuestro sistema nervioso, que nos conduce por el tubo central de la medula espinal hacia la conciencia Cristica. Estos átomos sagrados del fuego ennoblecen y santifican al hombre que siente por ellos reverencia y respeto. El iniciado que ha alcanzado este conocimiento se transforma en verdadero sabio, aunque a veces es desconocido por el mundo que no acepta la luz. Porque, en este estado, el hombre emplea y usa todas las áreas de su cerebro que son como estaciones receptoras de todo su mundo interno y externo.”
La energía del sexo es un arma tremenda en manos de los magos sean blancos o negros, y con su fuerza creadora puede el hombre unirse con el íntimo y más fácilmente con el demonio. Es el pensamiento que trae a la espina dorsal el fluido sexual para depositarlo en su bolsa respectiva; con el derrame de este fluido, el cuerpo de deseos recoge de los infiernos del hombre, millones de átomos demoníacos en compensación de los derramados; pero si este fluido es contenido por un pensamiento de pureza, se convierte en luz, vuelve al cuerpo de deseos que aparece más astral o brillante, y forma un aureola alrededor de los santos.”
 Jorge Adoum / La zarza de Horeb

La unión carnal es, para los adoradores del sexo, una obra luminosa. Toda unión es motivo de creación o expresión. El mal no se halla en el acto sino en los pensamientos que lo preceden y acompañan...”
Jorge Adoum. / Del sexo a la divinidad

La espina dorsal es en verdad de una estructura importantísima. Contiene la médula espinal, sin la cual queda uno paralizado, sin la cual se es inútil como ser humano. Pero la espina dorsal es más importante que todo eso. Exactamente en el centro del nervio espinal, la médula espinal es un conducto que se extiende a otras dimensiones. Es un conducto sobre el cual la fuerza conocida como Kundalini puede viajar cuando se despierta. En la base de la espina dorsal está lo que los orientales llaman la Serpiente de Fuego. Es el asiento de la Vida misma."
"En el occidental común esta gran fuerza se halla inactiva, adormecida, casi paralizada por el desuso. En la actualidad es como una serpiente arrollada en la cintura, una serpiente de inmenso poder, pero que por diversas razones no puede escapar de sus confines por ahora. Esta representación mística de una serpiente se conoce como el Kundalini y en los orientales que está despierta, la fuerza de la serpiente puede avanzar por el conducto del nervio espinal, pasar en línea recta al cerebro y más allá, mucho más allá hacia lo astral. A medida que avanza, su potente fuerza activa cada uno de los chakras, o centros vitales, tales como el ombligo, la garganta, y otros más. Cuando esos centros se despiertan, la persona se convierte en vital, poderosa, dominante.”
"El sexo usado con propiedad y en cierta forma en el amor puede alcanzar algunas vibraciones. Puede causar lo que los orientales llaman la apertura de La Flor del Loto, y abarcar el mundo de los espíritus. Puede promover el surgimiento del Kundalini y el despertar de ciertos centros. Pero jamás deberá abusarse del sexo y del Kundalini. Cada uno debe complementar y ayudar al otro.”
Lobsang Rampa / El cordón de plata

Esta sagrada sustancia (esperma) se produce en la presencia de todos los seres independientemente del sistema cerebral a que ellos pertenecen y de su recubrimiento exterior, principalmente a fin de que mediante ella, de forma consciente o automática cumplan la parte del deber eseral consistente en la perpetuación de la especie; pero en la presencia de los seres tricerebrados se produce también a fin de poder ser transformada conscientemente en sus presencias comunes para el recubrimiento de los cuerpos eserales superiores de su propio Ser
Gurdjieff / Relatos de Belcebú a su nieto

En la enseñanza secreta (tibetana), tumo es también el fuego sutil que da calor al fluido generativo y hacer subir la energía latente en él a lo largo de los canales filiformes de los “tsas” (nervios) hasta la cabeza, dando en vez del placer carnal, delicias intelectuales y espirituales
Alexandra David Neel / Magos y Místicos del Tíbet

Miles y miles de teósofos y ocultistas buscan la clave de la Iniciación, buscan de encontrar un secreto íntimo que está escondido en todas nuestras filosofías y estudios y al que no se puede ni se debe escribir. Los grandes escritores lo dejan entrever y si bien dicen que hay muchos medios de lograr en arrancarlo.
Yo, que tengo casi medio siglo de estudio en estos asuntos, que tengo los grados más altos de la masonería - 3 - 33 - 97 - que he pertenecido a la sesión esotérica de la Sociedad Teosófica, que soy miembro de más de veinte sociedades secretas, como la O. T. O. y la A. A. en las cuales tengo el último grado, que soy obispo de la iglesia Gnóstica, consagrado con ordinal primitivo y anglicano, que como comendador de la Fraternidad Rosa-Cruz tengo conexión con la Fraternidad Blanca, la Jerarquía del Invisible, que he pertenecido a la vieja guardia de Papus, Eliphas Levi, que traté personalmente a los principales ocultistas del mundo, declaro que para mí en la vocalización, en el uso de los mantrams y la oración, mediante el despertar de las secreciones sexuales, reside el único camino de llegar a la meta y todo lo demás, que no sea por aquí, es perder lastimosamente el tiempo
Arnold Krumm Heller / Logos Mantram Magia

Nuestro sistema seminal, posee, tanto nuestros átomos más sagrados, como los átomos de naturaleza más degradada y destructiva. De ahí, el antiguo dicho hermético: “Donde la luz es más brillante, encontrarás las honduras más profundas de la sombra”.
en nuestro conducto seminal se encuentran semillas de poder y de nobleza, que poseen la naturaleza de nuestro Creador. Estas semillas son la energía conservada de la irradiación del sol, y han sido colocadas en nuestro cuerpo físico, donde pueden crear o destruir. Restringiendo y conservando esta fuerza como potente energía, ennoblecerá al estudiante; cuando se extrae, evoca, en su cuerpo, a la Serpiente Dormida, acerca de la cual hemos escrito.
Maestro M /Los Dioses Atómicos


La simiente y la energía creadora
Para introducirnos en los secretos de la sexualidad mística, debemos estudiar las maravillosas propiedades que están latentes en las sustancias sexuales que nuestro cuerpo produce.
Los espermas y óvulos son el vehículo físico de una fuerza muy particular que también se conoce como energía creadora sexual.
No solo desconocemos las propiedades de esta energía, la enorme influencia que tiene tanto en lo físico como en lo psicológico sino que también ignoramos que de acuerdo al trato que le demos, se abren frente a nosotros distintos caminos.
La energía sexual es muy poderosa, influye sutilmente sobre la mayor parte de nuestros comportamientos y nos hace experimentar el ansia de vivir experiencias.
La simiente es transformadora. Está íntimamente relacionada con las hormonas y con las glándulas que intervienen en los procesos de crecimiento y desarrollo del organismo. Su actividad es la que convierte al niño en hombre y a la niña en mujer.
También es cierto y evidente para cualquiera que esta energía es impetuosa, embriagante y muy difícil de controlar. A través de ella la naturaleza nos domina y persuade para que cooperemos al mantenimiento de su economía. Mientras nosotros creemos ingenuamente que somos los que elegimos los sentimientos e impulsos sexuales movidos por nuestra propia voluntad.
La energía sexual es la más particular de todas las que el cuerpo produce porque en ella están contenidas las misteriosas corrientes que vivifican la materia y le dan vida. ¡Nos da la capacidad de crear!
Todos producimos una energía sexual, no obstante, hemos de tener en cuenta que según el uso que le demos, esta puede conducirnos por diferentes caminos y producir en nuestra vida resultados distintos.

Tres caminos para la sexualidad 
El sexo es creador y siempre produce un efecto en nuestro ser dependiendo de la manera como lo utilicemos. Según el enfoque que le demos nos conducirá por tres caminos diferentes:
1. Sexo Generativo: Es cuando usamos el sexo para reproducirnos. Por medio de este tipo de sexualidad perpetuamos la especie y nos envolvemos en las situaciones de la vida familiar.
2. Sexo Degenerativo: Es el enfoque intrascendente del sexo que solo tiene como objetivo la experiencia de placer sensual y la satisfacción del ego animal. Este tipo de sexualidad deteriora la constitución de todo nuestro ser. A través de él creamos las diferentes figuras psicológicas de lujuria que corrompen nuestra mente y desarrollamos nuestra naturaleza inferior.
3. Sexo Regenerativo: Es la sexualidad del matrimonio esotérico o místico, que posee fundamentos superiores y enfoque trascendente. Conformado por la unión de una pareja que comparte un anhelo común de alcanzar un desarrollo espiritual. Bajo este enfoque los cónyuges se muestran con disponibilidad de estudiar y cooperarse mutuamente en el trabajo relacionado con la Gran Obra. El matrimonio esotérico, está encaminado a los propósitos trascendentes y por lo tanto no persigue las mismas experiencias, proyectos y fines del matrimonio terrenal.
Este tipo de sexualidad puede ayudarnos a rehabilitarnos del degeneramiento y a potenciar nuestro desarrollo interior. Por medio de ella cristalizamos los cuerpos internos de nuestro ser y despertamos las facultades, fuerzas y sabidurías  que están latentes en nuestra naturaleza. 

Las enseñanzas referentes a este tipo de sexualidad estuvieron presentes en las diferentes órdenes esotéricas y culturas de todos los tiempos, quienes solían administrarlas con carácter secreto y hermético; ya que contienen los datos sobre la extraordinaria potencialidad de la fuerza sexual que puede despertar en el hombre para bien o para mal. Solo eran revelados a personas que demostraban haber alcanzado un nivel previo de pureza y de entendimiento para poder usarlos sabiamente. 






Falsos conocimientos sexuales
Si bien es importante que abramos nuestra mente a nuevos panoramas sobre la sexualidad, también es cierto que no todos los conocimientos que promueven enseñanzas sexuales cubiertas de mística son indicadoras de un camino regenerativo. Como dice aquel refrán popular “No todo lo que brilla es oro
El investigador interesado en estos temas habrá notado que en internet y en librerías existen infinidad de publicaciones “nueva era” que promueven enseñanzas de sexo taoísta, tantrismo, magia sexual, kama Sutra, kundalini, yoga sexual, alquimia, etc. En las cuales se exponen contenidos y prácticas sexuales variadas con mucha mística, romanticismo y buenas intenciones. No obstante, la mayoría de estos conocimientos solo hacen énfasis en una forma alternativa de practicar el acto sexual sin tener en cuenta que esté debe ir complementado de un profundo trabajo en otras muchas otras áreas del desarrollo humano. Estos conocimientos suelen promover engañosas versiones comerciales de pseudo espiritualidad y en el fondo solo representan modalidades sutiles de sexo degenerativo cubiertas con una funda de misticismo. Difunden enseñanzas malinterpretadas e incompletas que si bien pueden ser extractos de las antiguas tradiciones, son acomodadas a la idiosincrasia e intereses del hombre moderno que desea mezclarlas con un estilo de vida intrascendente.
Una característica que nos permite reconocer estos conocimientos es que dan gran importancia a posturas exóticas y a técnicas novedosas que solo persiguen prolongar e incrementar el placer sensual. No recalcan la importancia de hacer un trabajo previo de regeneramiento psicológico ni en la prioridad del estudio, comprensión y disolución de la lujuria.
Exhortamos al investigador en estos temas a que se informe debidamente, estudie a profundidad y comprenda que para acceder a un tipo de sexualidad superior es necesario adquirir un serio compromiso y llevar a cabo un trabajo serio de regeneramiento.